lunes, 14 de marzo de 2016

La visita de mi tío Luis pag1

Este comic lo hice a finales del 2002, durante una visita a casa de mis padres, en Uruguay.
Era la primera vez que volvía  a mi patria natal desde que me fuí a España en el 86. Habían cambiado muchas cosas, y una de las personas que vi muy cambiada era mi tío Luis. Se había casado, tenía hijos y unos 50 kilos de más. Él había jugado conmigo "a médicos" cuando yo tenía 11 años. Para mí fué siempre un fetiche recordar cómo me tocaba el culito con sus manos grandes. Decía que yo parecía tener fiebre, y que la mejor manera de saberlo era poniendo el dedo en medio de las nalgas. Yo encantado me dejaba hacer. La cosa no pasó de ahí. Él sabía que hacía algo malo y supongo que tenía miedo. Yo después lo ví mas veces, con ganas que me tomara la temperatura otra vez, pero él nunca se dió por aludido.
En la visita del 2002 no había ningún rastro de complicidad. No sé si él recordaría algo, pero mi decepción fué lo bastante grande para que luego, en casa de mis padres, me inventara esta historia a modo de resarcimiento por su indiferencia.
¿que por qué no la publiqué antes?- pensarán ustedes. Porque el modo de hacerlo, con un rotulador en un papel muy fino, hizo que me quedara bastante sucio. Esta semana recuperé un programa de retoque de imágenes que me permitió limpiarlo y lo redibujé encima con mi programa de dibujo de siempre.
Se sale un poco de las historias que estoy pergeniando con Tony y los ancianos, pero esos comics todavia estan muy verdes.
un saludo,
fidelenrich