martes, 20 de enero de 2015

Carta de un lector

Hola, amigos lectores.
Estoy bastante atareado ultimamente y no puedo dibujar mucho. A parte de eso, nuestro amigo Slomo está pasando por una etapa un poco difícil, y necesita recuperar fuerzas para seguir entintando la historia de "Marcelo visita..."
Afortunadamente hay gente que quiere enseñarnos sus historias y nos va a venir muy bien para publicar contenido de calidad en el blog.
Es el caso de esta carta enviada a rabobolongo@gmail.com, la direccion donde podéis enviarme vuestros comentarios, historias, críticas, dibujos, etc. Normalmente pido permiso a la gente que me envía cosas para publicarlas, o incluso para editar el texto si veo que es mejorable (sólo para hacerlo más entendible o legible), arreglar faltas de ortografía, etc. Si son dibujos no hago filtros. Los dibujos no son mejorables, ya que cada uno tiene un estilo u otro. Así que los publico todos sin excepción, si me deja el autor. Así que no sean tímidos y ...manden nomás!
A lo que iba: Un hombre que quiere quedarse en el anonimato, le llamaremos Sergio, me envia esta carta que promete ser una historia de lo más jugosa. Digo promete, porque me la está enviando por partes. Hace dos semanas me envió la que hoy publico. Le reclamé la segunda parte (estoy super intrigado) y me prometió enviarla esta semana. Veremos. No me dió tiempo de dibujar nada para ilustrarlo, así que subiré algo que encuentre en mi archivo. No me olvido que también tengo pendiente de publicar la historia de Lola TV, "una gran experiencia", pero ahí si que tengo algunos dibujos preparados para colorear y subir el fin de semana.
Ahí va pues, la carta de Sergio:



Hola Fidel,

En primer lugar, déjame felicitarte por el excelente trabajo que enseñas en el blog. Las historias son de un morboso que flipas. No sé si me excitan más las situaciones que cuentas o las imágenes en sí. Aunque los culos que dibujas son de infarto. A mí personalmente me gustan más los culitos respingones en cuerpecitos pequeños y delgaditos. Ésto lo digo como introducción, porque el motivo de esta carta es inspirarte a partir de esta historia real que quiero compartir contigo (y si quieres, puedes compartirla en tu blog, pero eso sí: no enseñes mi nombre, ok?) y porque el chico que actualmente me quita el sueño es del tipo que acabo de describirte.
Vivo en un pueblecito costero cerca de Castellón. Estoy casado, dos hijos y un nieto de meses. Soy pescador, tengo una barca a medias con Félix, mi primo segundo: ambos venimos de una familia de pescadores. Su hijo de dieciséis años, Cristian, vino por primera vez con nosotros a pescar este verano, obligado por su padre.
Yo sabía desde hace tiempo que el niño es de aquellos que los del pueblo llamamos “de la otra acera”. Ya sé que es un término homófobo. A pesar que soy pescador (o igual por eso mismo) soy hombre de mundo, y sé que las cosas han cambiado en ese sentido. Yo fuí toda la vida bisexual, tuve mucho éxito en su momento con las mujeres, pero también estuve con algunos muchachitos, sobre todo turistas: ingleses, franceses, alemanes, daneses… que por el motivo que sea les vuelven locos los hombres de mar, curtidos y morenos como yo. A mis cincuenta y cuatro años lo he visto todo o casi todo, y pocas cosas me sorprenden ya. Pero toda esa experiencia es algo que no puedes compartir, salvo con algún amante esporádico, o en este caso, cosa que me hace muy feliz, contigo.
Como decía, Cristian mostró desde niño, no sé, ahí por los siete años o así, su feminidad, por llamarle de alguna manera. La madre ( la primera mujer de Félix) entendió que el muchachito sería distinto, y consultando con médicos, decidió que lo mejor era darle apoyo en su nueva identidad sexual. Pero eso comportó que madre e hijo se fueran a la capital, donde la madre tenía el apoyo de su familia, y por estar lejos de Félix, que lejos de aceptar la transexualidad de su hijo, lo humillaba cada vez más y trataba de “hacerle un hombre a la fuerza”, según sus mismas palabras. Los años siguientes, Félix veía a su hijo de vez en cuando, y en verano su madre lo mandaba con su padre al pueblo, pero solo cuando parecía que Félix había aceptado la naturaleza de su hijo y habían hecho las paces.
Cristian hizo el ultimo curso de la secundaria en un instituto de Madrid, pero interno, lo cual impidió que viese a su padre durante todo el año, excepto por navidad, cuando Félix fué a Madrid y lo vió sólo un rato. Esto me lo dijo Félix como explicación por la sorpresa que se llevó al ver a su hijo en la estación, sorpresa no mayor a la mía, ya que delante de mí tenía a toda una “sissi”.
Shorts muy cortitos, con los bolsillos sobresaliendo bajos los bordes deshilachados, muy a la moda, medias leotardos o como coño se llamen, a rayas horizontales blancas y rosas, por encima de las rodillas, camiseta ajustada con el dibujo de algún personaje de esos tipo japonés, ya sabes, creo que se llama Manga. y encima una torera texana con detalles rosa. Llevaba dos coletas y encima venia chupando una piruleta. Dios!!! No lo / la reconocimos. Ni Félix ni yo. La “lolita” se quedó delante nuestro, que la miramos con curiosidad, como pensando: ¿y esta que quiere? Félix hizo el gesto de mirar por encima de la chica, buscando a su hijo entre la gente que salía del tren, pero la chica no se movía, y cuando empecé a darme cuenta, se sacó el chupa chups de la boca y dijo:
- Hola Papá, soy Cris, tu hija.
Y mirándome a mí:
-Hola, tío Sergio.
A los dos se nos quedó la boca abierta. Entonces Félix puso la sonrisa más falsa que vi en mi vida y le dió un abrazo, nada delicado, tal cual se lo daría a un amigo, palmeándole la espalda.
-Hola Cristian! Hijo mío! Has tenido buen viaje?
- Cris, papa. Me llamo Cris. Ya no te acuerdas lo que te dije en Navidad?- Cris apartó a su padre delicadamente, pero parecía ofendida. El tono de voz distaba bastante de la voz gruesa que debería tener un muchacho de su edad, y bajo el maquillaje podía reconocer al niño que recordaba cuando tenia nueve o diez años. Las facciones igual de delicadas, solo que con proporciones mas adultas.
Nos dirigimos a mi coche. Félix le iba preguntando cosas una detras de otra, sin esperar respuesta, para disimular lo tenso que estaba. La llevaba a su izquierda, delante mío, pasándole el brazo por el hombro, pero en una postura forzada, sin rozarla apenas. La mano, rígida sobre el hombro izquierdo de su hijo/a, no acompañaba el vaivén de la caminata: era como si tuviera miedo de tocarla. Yo pensaba en todo ello porque me solidarizaba con mi primo: yo tampoco sabía como actuar en un caso así (Bueno, tampoco tengo hijo varón).
Un tipo trajeado venía caminando casi en nuestro mismo sentido durante unos momentos. Cuando estuvo a mi lado, le miró el culo a Cris de manera descarada,  luego hizo un gesto con la boca, como UAU, me guiñó un ojo, y siguió su camino hacia la parada de taxis. Yo le iba a decir algo violento pero entendí que el tipo me hizo ese gesto porque me vió absorto en las piernas y el culo de Cris. Entonces fuí consciente que iba a pasar el verano viéndole el culo al hijo transexual de mi socio-primo-amigo, y me entró un escalofrío de pensar que aquello era como jugar con fuego. Decidí ponerme en modo “distante”. No quería problemas.

El modo distante se acabó en cuanto estuvimos a solas, durante quince minutos, esa misma tarde.

Fide, ahora tengo que dejarlo. Continuaré mañana, ok?

4 comentarios:

  1. Sin duda alguna la historia promete MUCHO. Ojala no demore en continuarla. (Que suerte la de algunos jejeje)

    ResponderEliminar
  2. Por fin apareces tio... Esta muy bien que le dediques tiempo a tu pareja pero por favor, no abandones a tu legion de seguidores que esperamos ansiosos noticias tuyas y "travesuras" de tus personajes...La historia, fantastica...es incredible lo bien que tus fans asimilan tus ideas...justo al estilo de FE...Saludos Anonimos...

    ResponderEliminar
  3. Historia perfecta para los dibujos del maestro... no puedo esperar...

    ResponderEliminar
  4. Berta. Woah! Cuánta ilusión me ha dado venir aquí despues de tantísimo tiempo y ver esto! ya ni recuerdo el nombre de la cuenta con la que te escribí xD muchísimas gracias Fidel!!! ^^ mil besitos, ojalá sigas dándonos tanto a tod@s :D gracias cielo :)))

    ResponderEliminar