domingo, 11 de diciembre de 2016

El único consuelo, pag 1

Esta historia la tenia proyectada hace un monton de tiempo. Se llamaba Sissy and the Janitor.
Obviamente iba a ser en inglés. Despues de intentar traducir algunos comics al inglés y ver que aquello era una auténtica chapuza, lo dejé en la primera página. Debo decir que mi nivel era horrible pero está mejorando gracias a un curso de inglés que estoy haciendo, y espero que en un año o quizá antes, esté en disposicion de traducir yo mismo algunas historias al inglés. El caso es que aprovechando el tirón de Andresito, le cambié el corte de pelo y el nombre al protagonista. Antes era Danni. Creo que todos mis personajes acaban pareciéndose mucho unos a otros. Tengo que hacer un esfuerzo por diferenciarlos.
Para que se orienten un poco:
Andrés es un chico sissy que empezó a practicar fútbol, como portero (o golero, o goalkeeper), porque su padre (Pepe) creía que su amaneramiento se iba a "curar" practicando un deporte de "hombres".
En el primer club que está Andresito, su categoría es de cadete. En ese club, el entrenador y su ayudante (y aprendiz de masajista, Alex) son sus únicos valedores del chico ante la animadversión de sus compañeros de equipo y sus padres, que lo ven como una amenaza para subir el equipo a categorías superiores. La ingenuidad de Andresito hace que el entrenador y Alex lo acaben follando cuando tienen ocasión.
La primera historia es Andresito Portero Cadete, y dura 5 paginas, ya publicadas.
La segunda, en el mismo club, la estoy esbozando en estos días y Andresito tendrá oportunidad de "reconciliarse" con los padres de sus compañeros... hasta ahi puedo decir.
La tercera historia es "Andresito se cuela en los vestuarios" de la cual ya publiqué 7 páginas y está a punto de acabar. (aquí es donde el celador se lo folla, junto a los albañiles que hacen las obras en los vestuarios)
La cuarta historia de Andresito es ésta que hoy publico la primera página. Aquí Andresito ha cambiado de club (es más mayor) pero parece que las cosas no pintan bien ahí, porque nadie le hace caso. Salvo el limpiador (janitor, en inglés) que aunque es un poco corto y tímido, parece que sucumbe ante las contundentes curvas del chico, para quien el hombretón es su único consuelo...
Disfruten y mátense a pajas.
FE